Mostrando entradas con la etiqueta fertilización. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fertilización. Mostrar todas las entradas

El manejo del suelo





Entender el suelo como un medio vivo y no como un mero soporte para nuestros cultivos, es la clave para cultivar de una forma más ecológica y sin gasto de energía por parte del sistema. El ciclo de la materia en el terreno y las complejas interacciones entre los seres vivos que habitan en el; van mejorando el lecho de cultivo y su fertilidad, sin tener que hacer excesivas labores, grandes acopios de nutrientes y disminuyendo los problemas en los cultivos.

Para comprender un poco más estos procesos y como ayudar a que se produzcan, os dejo este vídeo, titulado: El Suelo en la Agricultura Ecológica. Reportaje en el que se explica las características y manejo del suelo en la agricultura ecológica

Espero que os sirva de aclaración y nos ayude a cambiar la forma de tratar nuestro suelo de cultivo.

“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha.”
Alexandr I. Herzen
.



Extracto de consuelda

La consuelda una planta conocida desde la antigüedad y utilizada como medicina, forraje y abono. Aunque esta ultima faceta fue cayendo en el olvido debido a la proliferación, durante las ultimas décadas, en el campo de los abonos químicos.
Pero para los que vemos los peligros de dichos abonos y optamos por una agricultura mas natural y respetuosa, la consuelda es un abono de gran valor. Esta planta de profundas raíces, es una autentica bomba de extracción de nutrientes de las capas profundas del suelo y en especial de potasio, tan necesario para algunos cultivos. La riqueza aproximada en N : P : K de la consuelda es  de 8 : 2.6 : 20.5
Aunque se puede usar en forma de extracto fermentado o añadiéndola como activador al compost, para beneficiarnos de sus virtudes, una forma mas rápida y fácil  de obtener esos beneficios es extraer su jugo por presión. Como hicimos la semana pasada en un curso sobre prevención y tratamientos de plagas y enfermedades en agricultura ecológica.
El sistema mas o menos es el mismo que os pongo en al imagen que viene a continuación.
Sistema de extracción de abono concentrado de consuelda por presión




Al irse descomponiendo las hojas de consuelda y ser presionadas, obtenemos un liquido de un color marrón , un abono concentrado rico en potasio y otros nutrientes. Para aplicar este abono deberemos  diluirlo a un 20% para aplicarlo en fertirrigación sobre las plantas que precisen un aporte de potasio.
Ademas ayudara a que nuestras plantas puedan protegerse de agresiones externas.

Patatas con algas

Arribazón de algas en la costa del Cantábrico. Fuente:
www.asturiasverde.com
No voy a hablar de una receta. En ocasiones hablamos de las algas como abono, pero otra aplicación mas que interesante es su uso como acolchado.
Si vivís cerca del mar, es muy interesante recoger algas, aclararlas en agua dulce, picarlas un poco y colocarlas sobre la tierra en un espesor de 3 o 4cm. Se descompondrán lentamente, liberando sus oligoelementos y otras sustancias enriquecedoras del suelo y estimuladoras del crecimiento de nuestras plantas.
Entre las hortalizas que aprecian esta practica, en primer lugar se encuentran las patatas. La proximidad de las algas les resulta muy favorable y no en vano muchas de las patatas de zonas costeras que gozan de prestigio y reputación eran abonadas con algas, como las de la mariña Lucense o de zonas atlánticas de Francia. Aquí, en Asturias también era costumbre aprovechar los arribazones de algas para abonar las tierras donde se sembraban patatas.
Aprovechemos estos recursos y saberes de antes.

Como hacer té de humus de lombriz

En la entrada anterior os hablaba de que estaba probando con el té de  humus de lombriz como fertilizante. Vamos a ver ahora como podemos elaborar este para algunos el mejor abono del mundo.
Para empezar necesitaremos:
  • Un recipiente de plástico de unos 10l
  • 500 a 600gr de humus de lombriz de buena calidad.
  • 10 litros de agua de lluvia  si es del grifo habrá que dejarla por lo menos 24h para que el cloro se vaya disipando (con cloro los microorganismos no se reproducirían y morirían)
  • 4 cucharadas soperas de melaza o de azúcar de panela (para ayudar a alimentar a los microorganismos)
  • Una bomba oxigenadora como las usadas en los acuarios.
Para proceder
  1. Ponemos el agua en el recipiente junto con el humus y la melaza; mezclamos revolviendo.
  2. Introducimos el aireador de la bomba en el agua y dejamos unas 42 horas mínimo y un máximo de 72h. Durante el proceso no esta de más que retiremos un par de veces el tubo aireador y mezclemos con un palo para revolver el producto evitando que se pose y tupa los tubos.
  3. Filtraremos ( colaremos previamente el compost con una bolsa de nailon o tela fina) y ya podemos aplicarlo a las plantas como fertirrigación o como abono foliar. Aunque no produce ningún daño a las plantas, me queda por probar si por vía foliar sera mejor diluirlo. Eso si no deberemos  aplicarlo con mucho calor ni en las horas centrales del día, como ocurre con otras aplicaciones foliares.
  4. El resto de humus que poso en el cubo, se puede añadir al suelo o al montón de compost.
    Cubo con aireador para fabricación de té de humus
Además de fertilizar nuestros cultivos y regenerar el suelo, estaremos mejorando el sistema inmunitario de los mismos y controlando las enfermedades criptógamicas producidas por patógenos del suelo.
Bueno ya me contareis si tienen razón los que lo nombran como el mejor abono del mundo. Yo aún estoy probando, lo que si barato al menos es y parece que funciona.


    Regenerando la vida del suelo



    Al repicar mis tomates añadí al sustrato un poco de humus de lombriz de buena calidad de buena calidad, mas concretamente el procedente de una bolsa que nos regalaron en una visita a las instalaciones de Asturhumus; y he podido observar un excelente crecimiento en comparación a las plantas testigo a las que solo les puse un sustrato ecológico y vermiculita. Pero a las que les añadí humus de lombriz también presentaban un mayor desarrollo radicular a la hora del trasplante y con presencia de micorrizas en las raíces. Otra característica de este abono, que he podido observar, es la de reducir el shock post-trasplante.

    Si disponemos de nuestro propio humus de lombriz también podemos probar. Pero hay que tener en cuenta que la cantidad de nutrientes presente en el humus depende de la alimentación del lombricultivo, por lo que puede variar de acuerdo a las técnicas utilizadas.

    Una vez trasplantados en tierra se me ocurrió hacer un té de humus de lombriz para fertilizar mis tomates y estimular el crecimiento de los microorganismos del suelo. Otras ventajas de este abono liquido son que contiene los elementos solubles más importantes presentes en el humus de lombriz (sólido), entre los que se incluyen los humatos más importante como son: los ácidos húmicos, fúlvicos, úlmicos, entre otros. Además del alto contenido en Ácidos Húmicos y Fúlvicos, incrementa la reabsorción de los minerales existentes en el suelo, como el Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Hierro, Molibdeno, Magnesio, etc., haciéndolo adecuado para todo tipo de cultivos.
    El humus de lombriz líquido además de usarse como fertilizante líquido en sistemas de fertirrigación se puede utilizar como abono foliar.
    En la próxima entrada os iré contando el proceso que he seguido.

    Las Micorrizas, los fertilizadores naturales del suelo

    La Tierra no es algo inerte, precisamente son los organismos que en ella viven los que hacen posible su fertilidad natural. Entre ellos vive un tipo de hongos formadores de “micorrizas” que son nuestros grandes aliados ocultos.
    La simbiosis formada entre las raíces de las plantas y ciertos hongos del suelo se llama micorrizas (= hongos + raíz).
    Estos hongos proporcionan a la planta un mejor y mayor acceso a los nutrientes y al agua disponible en el suelo gracias a su extendido micelio (=hifas, filamentos fúngicos muy largos y muy finos creciendo en el suelo).
    Esta mejora se explica en parte por la extensión espacial y por el aumento de la interfaz que forma el micelio.
    A cambio la planta proporciona al hongo la energía y todas las sustancias derivadas de la fotosíntesis (carbono en forma de azucares). A medida que cada socio saca provecho de la acción del otro, la simbiosis es beneficiosa.
    Beneficios potenciales de las micorrizas a las plantas cultivadas.
     * Mejora en la absorción de nutrientes, principalmente fósforo y nitrógeno.
    * Mejora en la absorción de agua y aumento de la resistencia a condiciones de estrés hídrico.Aumento de la resistencia a condiciones de cultivos salinos.
    * Incremento de la resistencia frente a hongos patógenos del suelo por su efecto antagónico. Una raíz colonizada por hongos micórricos es difícil que lo sea a su vez por hongos patógenos.
    * Mejoras en la estructura del suelo por los agregados que forman las hifas y filamentos del hongo.
    * Efectos hormonales sobre las raíces que aumentan su desarrollo y el de toda la planta.
     Tipos de micorrizas:
       * Ectomicorrizas: en ellas el hongo forma una especie de manto con sus hifas alrededor de las raíces más delgadas de la planta, pero no llegan a introducirse en sus células, desarrollándose en los espacios intercelulares de la corteza de las raíces. Son frecuentes en especies forestales donde sus órganos reproductores pueden sobresalir del suelo, lo que conocemos como setas y trufas.
       * Endomicorrizas: las hifas de estos hongos penetran dentro de las células de las raíces. No forman ninguna estructura observable a simple vista. En los “arbúsculos” se produce el intercambio de elementos nutritivos por carbono, entre la raíz y el hongo.


    ¿Por qué interesan en agricultura ecológica y en qué cultivos?
       En agricultura convencional con agroquímicos, el uso de fertilizantes, insecticidas, herbicidas y el excesivo laboreo, hace que las condiciones del suelo se vean profundamente alteradas por lo que las condiciones favorables para el desarrollo de la simbiosis hongo – raíz desaparece o lo hace de forma muy débil.
      En agricultura ecológica, como no se utilizan productos sintéticos, las condiciones del suelo a micorrizar son más favorables. Pero para que la infección micorrícica se produzca de un modo natural,  se necesita suficiente inóculo del hongo en el suelo, que las raíces de las plantas se desarrollen, que la colonización del hongo se produzca, etc. y todo eso lleva tiempo. Si cultivamos especies hortícolas, normalmente de ciclo corto, puede ocurrir que cuando la simbiosis se establezca, el cultivo ya esté terminado y sus beneficios no repercutan en su producción. Por ello, es de interés, que el plantón ya esté micorrizado antes del trasplante. La manera más eficaz y sencilla de aplicar el inóculo en horticultura es en la siembra: Al sustrato que utilizamos en el Semillero le añadiremos el inóculo, de modo que desde el momento en que las raíces emergen de las semillas, entren en contacto con los propágulos del hongo y establezcan la simbiosis rápidamente. De esta forma cuando se trasplanta al campo, su sistema radicular ya está perfectamente micorrizado y podrá a provechar todas las ventajas de la simbiosis.

    El ciclo del inóculo micorrícico

    Los inóculos micórrícicos, ¿son fitosanitarios o son fertilizantes?
    En principio pueden ser tanto fitosanitarios –antagonistas de otros hongos patógenos de las plantas- como fertilizantes, o mejor, biofertilizantes al ayudar a la absorción de nutrientes esenciales para las plantas.
     ¿Cómo preparar nuestros propios inóculos micorrícicos?
      Podemos comprar inóculos en el comercio especializado y aplicarlo al suelo. También, a partir de ellos, intentar propagarlos en nuestras tierras o semilleros o crear nuestros propios inóculos a partir de tierras ecológicas bien estructuradas y con intensa vida microbiana.
    Pero con este método no podemos estar seguros del contenido del inóculo autoproducido, no sabríamos su poder infectivo real ni su composición, ya que podría darse el caso de que el hongo micorrícico inicial haya sido desplazado por otra especie o haber desaparecido por un mal manejo.
    Los hongos micorrícicos tienen un gran interés en la agricultura ecológica principalmente por la potenciación del sistema radicular de muchas plantas cultivadas, lo que puede hacer que mejoren las producciones. Desempeña un papel fundamental para las plantas en situaciones de estrés, especialmente en zonas de clima árido y semiárido y en tierras con poca materia orgánica ya que sus hifas fúngicas  empiezan a extenderse gradualmente colonizando a otras plantas y estabilizando la estructura de la tierra.
    Es una técnica de aplicación muy interesante en terrenos en reconversión a la agricultura ecológica o con suelos degradados por diversas causas. Su efecto es más evidente en las hortalizas, aunque también sobre los primeros años de los cultivos leñosos.
    En un sistema de horticultura ecológica la máxima autosuficiencia en la producción de fertilizantes, insecticidas y todo tipo de insumos es la regla ideal para un verdadero control y máxima productividad. Por ello es necesario la autoproducción del inóculo partiendo como base la población autóctona de hongos de nuestras tierras. Esto no solo ayuda a fomentar la biodiversidad de una huerta o finca en reconversión, sino que además proporciona cierta garantía de éxito del inóculo puesto que los hongos que lo constituyen ya están aclimatados a las condiciones locales.
    Para producir nuestro inóculo micorrícico casero, deberemos buscar un lugar con un ecosistema integrado que englobe árboles, arbustos y herbazal autóctonos, propios de esas tierras y de ese clima, una tierra con fertilidad propia y auto-regulada.                                                                 
     Cogeremos parte de esa tierra con toda clase de partículas como trocitos de raíces micorrizadas, piedrecillas, esporas, hifas de hongos, etc.  para que el poder del inóculo sea lo más efectivo. Después lo mezclaremos con la tierra del semillero al 25% del total utilizado y sembraremos nuestras semillas para que el “plantón” producido esté ya micorrizado antes de llegar al suelo de la huerta. También puede mezclarse directamente en el suelo y tratar de propagar las esporas e hifas en el bancal.
    Las siembras de esporas también se utilizan para la pronta regeneración de cubierta vegetal en aquellas tierras con poca vida propia  y en período de reconversión a la Agricultura Ecológica.
    El inóculo aplicado no es un nutriente que se va a agotar, sino un mecanismo que se ha introducido y continuará beneficiando a los cultivos en años venideros, con tal de que se trate correctamente.
    Mantengamos tan importantes aliados en nuestra tierra de cultivo.



    vía granjaescuelailusion

    ¿Que necesitan tus plantas?

    Para un mejor aprovechamiento de los nutrientes en nuestros bancales,deberemos utilizar las rotaciones y la asociación de cultivos. En la imagen podemos ver que es lo que más consumen nuestras hortalizas según la parte que recolectamos.
    Tengamos esto en cuenta a la hora de aportar nutrientes y no agotar el suelo.

    Abono casero de algas



    Quien vive cerca del mar puede obtener un gran abono gratis. No tiene más que recoger algas y esparcirlas en superficie por el huerto o elaborar un extracto con ellas. Antes de recolectar las algas conviene informarse de si está permitido hacerlo y si hay alguna especie que, por estar en peligro de extinción, no se puede recoger. si no hay problemas aprovechemos los arribazones en la costa durante el otoño.
    Las algas han constituido desde bien antiguo una fuente de abono, para los agricultores que habitan cerca de la costa. Hoy en día se venden en las tiendas de jardinería suplementos para las plantas basados en extractos de algas. Son buenos pero bastante caros. Por eso, hoy os propongo elaborar nuestro propio abono casero a base de extractos de algas.
    Para hacer un extracto de algas se meten en un bidón, se rellena este con agua (en una proporción aproximada de 1kg de algas en 10l de agua de lluvia) y se cubre con una malla o similar para que no entren insectos.
    Las algas se irán descomponiendo poco a poco y liberarán los nutrientes en el agua. Uno o dos meses después, el extracto está listo. Solo hay que filtrarlo para eliminar los restos sólidos y disolverlo en agua antes de fumigarlo sobre las plantas. Yo uso un litro en 20 de agua mas o menos. Pero cuidado con concentraciones mayores podemos cargarnos el cultivo, es un abono muy potente y rico en nutrientes.
    El purín de algas tienen un cierto olor a mar o a pescado que desaparece unos dos días después de pulverizarlo sobre las plantas.

    La milagrosa estevia

    El sábado después de acabar de prensar la manzana para elaborar sidra, bueno aun sigue echando el llagar, me puse a arreglar las aromáticas. Y mientras cortaba los tallos a la estevia, me vino a la memoria un uso de tan maravillosa planta y que con los recortes de la misma voy a poner en practica. Este remedio lo he leído en el libro de Mariano Bueno  "Cultiva tus remedios".
    Para elaborar este revitalizador hay dos formas:
    Si vamos  a aplicarlo inmediatamente o al día siguiente, obtendremos un extracto infusionando en frío 100 gr de planta fresca en un litro de agua de lluvia y dejándolo reposar 24 horas. Después filtramos  y aplicamos como riego foliar.
    Pero si queremos elaborar un extracto cuando tenemos mayor producción de planta para aplicar en otro momento, elaboraremos una decocción, hirviendo 100gr de planta fresca, durante diez minutos en un litro de agua; una vez retirado del fuego dejamos macerar la mezcla durante 1/2  hora. Filtramos y guardamos en botellas de vidrio en un lugar obscuro y fresco. También se pueden guardar en el frigorífico.
    Estos extractos aplicados sobre el suelo, mejoran la estructura y fertilidad del mismo. Si los aplicamos sobre la parte aérea de nuestros frutales en primavera y verano estimulan la fotosíntesis y aumentan el sabor y la calidad de los frutos.
    También se pueden aplicar como pulverización foliar como estimulante en plantas horticolas y de jardín
    Otro remedio casero para prescindir del uso de químicos en nuestros huertos; y barato para los tiempos que corren.

    Trasplantando tomates

    Esta temporada debido al retraso de la subida de las temperaturas, aun estamos con el trasplante de los tomates. Aunque aun las mínimas son bajas los que hace que se desarrollen poco las plantas. Paciencia y a esperar que mejore la cosa.
    A la hora de plantar las tomateras en el huerto, una serie de técnicas y trucos harán que nuestras plantas enraícen y se desarrollen mejor. De algunas de ellas ya hablamos en otras ocasiones, pero nunca esta de mas recordarlas.
    1. A la hora de hacer el hoyo de plantación, pondremos en el fondo un puñado de ortigas picadas que actuaran como un abono de liberación lenta y protegerá la tomatera de enfermedades.
    2. Al plantar la planta enterraremos el tallo hasta las primeras hojas o plantaremos inclinada la planta para ayudar a esta a que emita un mayor numero de raíces. (Ver imagen)
    3. Acolchar el suelo con paja o cualquier otro material vegetal evitando la perdida de calor y humedad del mismo, a su vez que se reduce la competencia con las plantas adventicias.
      4. Podar nuestras plantas,eliminando los chupones y el exceso de vegetación para favorecer una buena insolación de las mismas y evitar contagios por hongos.
       
       Buena suerte y que el clima nos acompañe.