Mostrando entradas con la etiqueta bulbos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bulbos. Mostrar todas las entradas

Cosechando ajos de elefante

Se acerca la época de ir cosechando los ajos de elefante, Allium ampeloprasum var. ampeloprasum. Un ajo emparentado con el puerro (A. ampeloprasum var. porrum), que procede de Asia central y produce unos grandes dientes de sabor y olor mas suave que su pariente el ajo común.
Antes de recogerlos, yo suelo proceder como se hacia con los demás ajos, atándoles el tallo para acelerar su secado y facilitar el engrosamiento del bulbo al movilizar la planta hacia estos las sustancias de reserva. De hecho los míos aun siguen en el huerto atados, pues aun están bastante verdes. Pero su recolección comienza desde junio a finales de julio.  En concreto  las fotos son hechas en La Huertina de Toni, que ya los tenia secando. En este enlace también podéis encontrar útiles consejos sobre su cultivo.
Yo estoy esperando unos días de sol y que la tierra este seca, para evitar que se nos pudran y empiecen a secar para guardar.

Esta variante de ajo, a pesar de ser considerado por muchos de inferior calidad que el ajo común, es un cultivo interesante en terrenos donde otros ajos no van bien. Ya que esta especie tolera suelos mas húmedos y por tanto sufre menos ataques de hongos.
Su sabor y olor si es cierto que que es mas suave que el de otras especies de ajo, es pariente del puerro y no un verdadero ajo, pero lo que para unos es un problema para los que no toleran el sabor fuerte del ajo es una bendición. Y se presta a varias preparaciones como en salteados o puede comerse crudo al tener.
 Yo lo recomiendo, ya que este país de la lluvia donde vivo el cultivo de los ajos es una batalla perdida.

Sacando partido al hinojo de bulbo


El hinojo dulce, de Florencia o de bulbo es una de las hortalizas que se encuentran disponibles ahora en el huerto y algunos comercios, suele encontrarse en su mejor momento desde finales de otoño hasta mediados de primavera.
El aspecto del hinojo dulce es muy llamativo y atrae la curiosidad de quienes lo ven por primera vez, quizá por no tener parecido con ninguna otra verdura. Pero a pesar de su popularidad en algunos países, sobre todo de la cuenca mediterránea como en Italia, en nuestras latitudes no es muy común su cultivo. Quizás por no saber como consumirlo o por desconocimiento.
El hinojo tiene un sabor a anís característico cuando se come crudo en ensaladas, aunque también esta rico quizás cause mas recelos, pero al cocinarlo en el horno, su sabor se suaviza por completo.
A continuación os dejo la receta de un plato vegetariano que es muy sencillo y completamente delicioso. Una forma de aprovechar esta hortaliza, en la cual durante la preparación el hinojo se gratina lentamente con queso crema y parmesano.


Ingredientes

2 bulbos de hinojo
1 cucharada de manteca para freír
3/4 taza (180cc) de crema de leche
3/4 taza (170g) de queso en crema
2 cucharadas de queso parmesano recién rallado 
 
Antes de empezar precalentamos el horno a 200 ºC (horno fuerte). Después procederemos a cortar la base de los bulbos de hinojo eliminando las raíces y la parte dura, luego cortaremos en forma de cono en la base para retirar el núcleo. Puedes ver el núcleo, ya que es más blanco que el resto del vegetal y mas duro. Este paso es opcional, pero ayuda a que el hinojo se cocine más rápido. Cortar después el hinojo en rodajas de 5mm de grosor. Acto seguido derretiremos la manteca en una sartén grande a fuego medio. Añadir el hinojo y saltear durante unos 5 minutos. Agregar el queso crema y la crema. de leche  y mezclar hasta que todo este bien incorporado. Pasaremos la preparación a una fuente para hornear y espolvorearemos con el queso parmesano por encima.
Hornear durante 30 minutos en el horno precalentado, o hasta que la superficie esté dorada y el hinojo esté tierno al pincharlo con un tenedor .
Y ahora solo queda disfrutar del plato y después veréis como incorporáis esta hortaliza de temporada a vuestro huerto.

Plantar ajos

 elbalconverde.com


Per San Martín, l’ayu finu; y per febreru, como’l primeru.
(Refrán asturianu)
Este refrán hace referencia a las mejores épocas para sembrar los ajos.
San Martín fue la semana pasada, asi que manos a la obra

Cultivar chalotas

Ajos, chalotas y cebollas se encuentran entre las hortalizas esenciales en huerto. Aportan sabores a un gran numero de platos tradicionales y exóticos. Ademas existen numerosas variedades, con sabores diferentes, y pueden conservarse durante todo el invierno una vez bien secas.

Allium ascalonicum, es el nombre científico de la chalota, chalote o escalonia,  una verdura de la familia de las aliáceas, originaria de Asia central. Mucha gente prefiere el sabor más dulce y suave de esta pariente de la cebolla, que tiene un ciclo de cultivo más corto y se conserva durante un periodo mayor que esta.
Plantaremos los bulbos en un surco, desde finales de invierno a principios de primavera, dejando unos 15-20cm entre ellos. Es imprescindible que el terreno de plantación tenga un buen drenaje. También son aptas para plantar en mesas de cultivo y macetas.
Esta aliácea, como pasa con las cebollas, se beneficia de la asociación con las zanahorias.
Al crecer a diferencia de las cebollas, donde normalmente cada planta constituye un único bulbo, los chalotes forman grupos de bulbos, y no como el ajo sino como cebollas en miniatura. Al extraerlos arrancaremos el grupo intacto, sin separar los bulbos. Los dejaremos secar bien, conservándolos en un lugar seco y bien ventilado. Tomaremos los que vayamos necesitando.
Se conservan entre 6 meses y un año.Tiende a ser más caro que la cebolla.
Resulta ideal para las salsas y estofados. Es aceptada desde hace años por los cocineros franceses.
Otra opción para nuestro huerto y nuestra mesa.

Una hortaliza desconocida y sabrosa: El apio nabo

En primer lugar, mil perdones por las pocas entradas durante esta temporada, pero otras tareas entre ellas la atención del huerto me tienen ocupado.
Hoy vamos a hablar de una hortaliza de carne blanca y deliciosa.  Muy utilizada en ensaladas y sopas y que he empezado a cultivar en mi huerto.No demasiado antigua, muy poco conocida en la Península Ibérica, aunque desde el desde el siglo XIX esta presente en los huertos de Europa Occidental (sera que seguimos sin ser Europa...) donde es apreciada. Aunque mucho tiempo atrás ya se conocia y apreciaba en Italia y sobre todo, en Europa Central.
Como su primo el apio de pencas es algo delicado, ya que es sensible al frío y relativamente exigente en cuanto al suelo y humedad.
 No obstante, en un clima moderado (sin demasiado calor ni grandes heladas) y húmedo como el de la cornisa Cantábrica podemos cultivarlo con éxito. La duración del cultivo es de unos siete meses, se sembrara en primavera cuando pase el riesgo de heladas y se recogerá antes de los fríos invernales.
Una de las limitaciones a la hora de cultivar el apio nabo es la tierra, que como su pariente es muy exigente. Necesita un suelo rico en humus, bien labrado, fresco y con buen drenaje. En cuanto al ph el neutro es el mejor. Antes del cultivo, debido a sus exigencias en materia orgánica sera necesario aportar una buena cantidad de compost bien descompuesto y ceniza de madera para aportar potasio a la tierra.
Durante el cultivo, una vez trasplantado a su lugar definitivo, deberemos mantenerlo libre de hierbas y suministrarle riegos regulares. Soporta mal los periodos de sequía, por lo que un acolchado podría ayudar a mantener la humedad del suelo. Por lo demás no necesita muchos mas cuidados, pero un abonado a base de purín de consuelda cuando empieza a formare el bulbo hace que alcance mas grosor.
Bueno ya os contare mas cuando los recoja, por el momento están formando unas hermosas bolas con una pinta estupenda.